Vitrificación de Óvulos

Home / Criopreservación / Vitrificación de Óvulos

¿Para qué sirve la congelación?

La congelación de ovocitos permite asegurarle a la mujer la posibilidad de ser madre cuando determinadas circunstancias de la vida demoran su realización.
Gracias a las nuevas técnicas, los óvulos congelados ofrecen las mismas posibilidades de éxito que los ovocitos frescos.
La congelación de gametos femeninos es reciente y se está realizando en nuestro Centro mediante la técnica de vitrificación.
A diferencia de los resultados con embriones o espermatozoides, las técnicas tradicionales que se utilizaban para conservar un óvulo resultaban bastante ineficientes, ya que se necesitaban hasta cien óvulos congelados para lograr un recién nacido porque durante el proceso de criopreservación, los cristales que se formaban dañaban irremediablemente la célula.
Sin embargo, hace unos años, se descubrió un nuevo proceso que sí permite llevar a cabo esta conservación: la vitrificación, método que viene desarrollándose desde los finales de los 90`y logra su mayor éxito con las últimas modificaciones y la introducción del Cryotop como método de soporte desarrollado por el Dr. Kuwayama.

¿En qué consiste esta técnica?

Esta técnica consiste en reducir la temperatura a la que se expone el ovocito, de 22º C iniciales a -196º C de una manera súbita, tan rápida que la velocidad de enfriado es de 23.000 grados por minuto, a diferencia de las técnicas tradicionales donde la velocidad oscilaba entre los -0.3 y los -2º C. Es necesario incubar los ovocitos en una solución con alta concentración de crioprotector que evite los daños producidos durante la vitrificación, e inmediatamente después los ovocitos se introducen sobre el Cryotop, eliminando el excedente de solución y sumergiendo rápidamente el cryotop en el nitrógeno líquido.
De esta forma se transforma un cuerpo líquido en vítreo.
La desvitrificación se realiza eliminando los crioprotectores con soluciones decrecientes de sacarosa, en un primer paso a 37ºC y los restantes a temperatura ambiente.

¿Cómo se desarrolla todo el proceso terapéutico?

El proceso completo consiste en una estimulación hormonal y la posterior extracción de los óvulos mediante una sencilla intervención llamada punción ovárica, bajo guía ecográfica. Una vez recuperados los ovocitos, se vitrifican en el laboratorio y se mantienen almacenados en nitrógeno líquido durante un tiempo indefinido.
Si más adelante la mujer decidiera utilizar los óvulos congelados, se desvitrificarán los ovocitos para ser inyectados mediante la técnica de Inyección Intracitoplasmática de Espermatozoides (ICSI) con los espermatozoides de su pareja y, una vez fecundados, serán transferidos previa preparación del endometrio con terapia hormonal.

¿Quiénes se pueden beneficiar de ella?

Esta nueva técnica favorece principalmente a:

  • Mujeres con patología oncológica: Recuperar la fertilidad después de tratamientos contra el cáncer a veces conlleva mucho tiempo, y los óvulos pueden quedar dañados por los efectos nocivos de la quimioterapia y/o radioterapia. Por eso es recomendable que los conserven antes, para asegurar un futuro embarazo. En estos casos resulta necesaria una interconsulta con el oncólogo de la paciente, para asegurar que la demora en su tratamiento e inclusive la hiperestimulación ovárica no sean perjudiciales para su salud ni afecten su tratamiento oncológico.
  • Mujeres en edad fértil pero sin proyectos inmediatos de ser madres, que con la vitrificación de sus óvulos podrán conservar las mismas posibilidades de concebir.
  • Pacientes afectadas por enfermedades genéticas y autoinmunes, que predisponen a una menopausia precoz (falla ovárica precoz).

 

 

Contacto

Gracias por comunicarse. Nos pondremos en contacto con usted a la brevedad

Start typing and press Enter to search